Los Amores imposibles

Los amores imposibles no se disfrutan: lloran desesperados los momentos que no pueden ser: los momentos que existen en la imaginación de las miradas que se cruzan, de las sonrisas vetadas, de los amigos en común. No duelen las negaciones: los amores imposibles sufren sin atreverse porque en ocasiones los detiene la brisa de la fidelidad, el miedo a la soledad en todos los casos. Yo no sé que hacer si me mantengo alejado: yo me vuelvo loco pensando en su día, en su noche: en el misterioso que le desabrocha el botón del pantalón sutilmente; yo no puedo, me desespero y mi día y mi noche son reproches eternos. Los amores imposibles se procuran veneno, porque mueren al saber que no tienen nada. Yo no sé: pero rescataría la certeza de un universo paralelo donde ella y yo estamos viviendo, juntos de la mano: beso tras beso; y me doy cuenta: en ese universo paralelo también hay amores imposibles: el de ella, el mío, y el de ellos.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s