Letras que suspiran

Esos tus ojos llenos de Abriles y cielos inmensos donde el mar se endulza cuando los miras.

Esas tus sonrisas cubiertas de destellos de estrellas donde mi vida se hace primaveras, “Tu” el astro que se levanta cada mañana al dibujarme el abrazo en el que renazco, a ti que llevas la ternura del ocaso en los latidos y el sonido divino de las olas en las manos, te beso las alas con el viento cada vez que por ti suspiro.

Yo que fuego y marea, alma que sueña y huellas en la arena, te llevo conmigo en cada pálpito de mi corazón.

 

Anuncios

Relaciones humanas cada día más complejas

En la transformación de las relaciones sociales pierdo interés fácilmente. Yo mismo me digo anticuado porque sigo creyendo que la mejor manera de transmitir ideas es viéndole los ojos a la persona opuesta, respirando el mismo aire, los mismos aromas: expresando con las cejas y con todo el cuerpo si es posible; desmenuzando la armonía y creando un caos a partir de debates incoherentes, de risas concebidas en el alma, del filtreo ocurrido entre los labios.
No puedo decir que me sienta en compañía teniendo 10 ventanas de Facebook abiertas, no puedo sentir el deseo de ver a través de los ojos, de ver a través de la ropa, no puedo dejar imágenes grabadas en mi mente de las reacciones ocasionadas por mi discurso (vulgar o no). Simplemente las redes sociales me interrumpen la interacción conmigo mismo, y después con los demás; no me permiten ser yo sino un monstruo que destroza a mordidas la más delicada expresión. Y que es un LOL, un XOXO, un TQM o TKM: es la destrucción del vocabulario sin límite de tiempo. Pero no es sino la base de toda la descomposición social, de todo el atrevimiento imprudente que me destruye la razón y me vuelve loco, hostil, imposible.
¿Qué rescato? Lo que la música me deja en el corazón: un ritmo insaciable de preguntas, un desfile genuino de respuestas, una droga ilimitada que me pervierte y al mismo tiempo me centra: un martirio viviendo desvelado a las 2 de la mañana: Un TE AMO falso (o disfrazado) a larga distancia, un TE AMO verdadero manchado de recuerdos, un escritor imprudente que le vale mierda el sueldo.
Ya no voy, deje de ir después de los 29: ahora solo dejo que llegue cuando plazca, y a veces lo confundo con placeres vagos pero gratos, y parece que todo vuelve a la normalidad cuando ni si quiera se que es lo normal (mismas palabras de muchos, poca reflexión al respecto). Nadie me da un peso porque no vendo literatura en la calle (y no hablo entre dientes).
Resucitar cada día se me hizo costumbre: levantarme con falsos ideales se me hizo maña. Desayunar pan y huevos se me hizo gula y tomar vino se me hizo dieta. Para cuando llega la cuenta despilfarro un puño de dinero, y me doy cuenta: después de todo estoy vendiendo literatura.
¿Amigos? No gracias: ¿Enemigos? Los mejores. Esos que me procuran para joderme la vida pero no se dan cuenta que me están ayudando a vivirla.
¿Mujeres? Aaah!! Estoy donde comencé: todas son la misma, mis tendencias son tan fuertes que terminan siendo deseos y fantasías hechas realidades. “soy un hijo de puta que no va a detenerse para encontrar autosatisfacción”

20130523-070407 a.m..jpg